jueves, 30 de noviembre de 2017

Wonder: prometo no hacer spoiler. Preestreno para el @IESMPT en Tenerife #EligeSerAmable #SoyXQSomos


Wonder: prometo no hacer spoiler.


En escasos 20 minutos mi Wonder particular. Laura, va a alcanzar la mayoría de edad. Puedo decir, desnudándome, con total orgullo y sin excederme en ningún momento (aunque pueda parecerlo), que habiendo luchado mucho por ella, no necesito que transcurran estos 14 minutos ya, para sentirla buena persona y adulta. Va por ella, y este es mi sonrojado homenaje del que, en parte, me arrepentiré mañana.

Va por ella.

Va por ella, y por el resto de Wonders que forman parte de la comunidad del IES María Pérez Trujillo. Y por sus familias.

Sentir como cada vez más alumnos sienten este instituto como suyo, se sienten a gusto formando parte del mismo, sienten que sin ser el centro perfecto y distando mucho de serlo, aprecian como han tenido la fortuna de tropezar con muchos profesores que los sienten a su vez como personas y no únicamente como estudiantes (que también). Cómo se preocupan por ellos en ese doble plano y cómo algunos te declaran que han visto su vida transformada.

Algunos vienen de viejo. Seis años como Desi y Brian, que no se pierden ningún acto en el que defender a su instituto. Otros son nuevos, rebotados incluso por un sistema que dispara personas. Y llegan a este centro formado por personas con mayores o menores virtudes, con mayores o menores defectos, totalmente reales en muchas ocasiones y lo sienten como suyo en apenas un año.

La fortuna de ser docente la puedes apreciar cuando has visto el transcurrir de un centro durante más de veinte años y has visto su evolución, su transformación de la mano de la del barrio, la transformación de sus alumnos con tantos pagos diferidos que te permite la permanencia. Comprobar y haber aprendido de la teoría de los pasillos, de esos momentos de la basura en la que en apenas un minuto se cruzan profesores y alumnos y, si te paras a observar, siempre ves a un profesor que se detiene a hablar con un alumno, a entenderse con ella. Minutos Wonder que marcan la diferencia.

Ver una piña a su alrededor con un cine poco preparado para la inclusión, donde los alumnos en silla de ruedas deben situarse obligatoriamente en la primera fila. Ver a sus Wondercompañeros disfrutar de WonderJudith, una niña que llegó para transformar el instituto. Le había pedido a Juddith que me guardara un asiento para sentarme solidariamente a su lado, pero no me lo guardó. Los habían robado sus compañeros para no perderse la película compartida. Tengo esa imagen furtiva grabada en la retina y espero que haya sido captada por las cámaras.

Un recuerdo para WonderJosué, que estaba invitado y no pudo llegar. Estuviste en nuestro recuerdo y lo sigues estando.

Wonderalumnos acompañados de Wonderfamilias que agradecidas asintieron y asistieron emocionadas  a este preestreno, preestreno real para muchas de ellas en un mundo en el que el cine no es precisamente asequible. Si supieran que ganarían más con salas llenas a precios más cercanos...

Y qué decir de aquella loca que me tropecé hace más de 10 años de la mano de mi gran amiga Conchita. WonderMercedes es un lujo para este país. Se reinventa a diario para luchar contra molinos que no son gigantes precisamente. Y se vuelve a levantar. Cultra cinematográfica y gusto por el buen cine que ha hecho llegar en estos más de diez años. Ahora que comienza a ser escuchada de verdad en los grandes foros del cine y la educación, quiero mostrarle todo mi agradecimiento  y mi más que sincero aprecio.

Wondersentir que las personas salir de una sala sin necesidad de palabras para saber que les ha llegado muy adentro y despertar el gusanillo por ver la película cumpliendo mi promesa de no hacer spoiler.

Coincido crítica, señalar que presenta bastantes tópicos y es alibarada. No obstante, no tengo sino que haber estado en la sala y ver cómo llegó a los alumnos y les hizo reflexionar y plantearles miradas desde otros puntos de vista sobre un tema que de una u otra afecta a tantos niños y niñas, que no puedo sino concluir que sus efectos positivos superan a los negativos educativamente hablando. El resto,  también es aprovechable para una lectura crítica de un producto que no es perfecto, y que cierto barniz meloso disfraza. Otra buena manera de aprovecharla.

Lo prometido es deuda: espero, sin haberlo hecho, haberles despertado la curiosidad para que asistan, junto a sus alumnos y familias, a ver una película y a leer un libro con muchos valores humanos y educativos.

WonderGracias, #EligeSerAmable #SoyXQSomos




No hay comentarios:

Publicar un comentario